barras_b4barras_b5_over

maingreen      Antonia Mayorga

 

SI QUIERES UNA COPIA PARA IMPRIMIR, PINCHA AQUÍ

 

 

EL ADJETIVO CALIFICATIVO

 

 

Se ha definido tradicionalmente al adjetivo calificativo como una palabra que expresa cualidad (feo, guapo, listo, alto, bajo....); es decir, que explica algún aspecto de  los nombres a los que acompaña;  por ejemplo, en el Sintagma Nominal  el sombrero negro,  el adjetivo  negro  nos informa del color del sustantivo sombrero;  negro es una cualidad de  sombrero.

 

 

GÉNERO Y NÚMERO

 

§  Los adjetivos no tienen género ni número propios,  lo toman del sustantivo al que acompañan.

 

§  Los adjetivos pueden presentarse en cuanto al género de dos formas:

 

·         -De una terminación: Tienen la misma terminación para femenino y masculino; por ejemplo: breve, triste, alegre, verde, azul, dulce, policial...  Mientras que breve es masculino en amor breve,  es femenino es pena breve.

·         -De dos terminaciones: bueno-a, alto-a, hermoso-a...  Forman el plural añadiendo la terminación –s,  excepto aquellos que terminan en consonante o en vocal acentuada, que añaden la terminación –es : común-comunes, alfonsí-alfonsíes.

 

§  Los adjetivos presentan oposición de número: singular y plural: alegre-s, feliz-felices, contenta-s.

 

§  Los adjetivos que acaban en –s  y no son agudos se mantienen invariables: una entrada gratis,  dos entradas gratis.  Gratis puede ser singular o plural según sea el sustantivo al que acompañe (sea singular o plural es siempre un adjetivo que causa alegría y buen humor).

 

FUNCIONES DEL ADJETIVO

 

Su función principal es complementar a un sustantivo con el que concuerda en género y número.

 

·         Puede complementar al nombre directamente: La voz dulce. La hermosa noche.  En este caso funciona como adyacente del sintagma nominal. 

 

·         Puede complementar al nombre indirectamente a través de un verbo:

 

-      como un atributo: El amor es peligroso,  

-      como un predicativo: El agua cae lenta.

 

 

ADJETIVOS SUSTANTIVADOS

 

Los adjetivos pueden, en ocasiones,  funcionar como un sustantivo. Me gusta el rojo .  En este caso el adjetivo aparece acompañado de un determinante (artículo o adjetivo determinativo):  El verde es su color, estos son los buenos,   En realidad, lo que hemos hecho ha sido  suprimir el sustantivo:  Me gusta el (color) rojo.  El (color) verde es su color. Estos son los (libros) buenos.

 

Casi todos los adjetivos pueden sustantivarse con el artículo lo:  lo bello, lo siniestro, lo terrorífico, lo malvado, lo gigantesco...  Otros adjetivos,  los que solo son aplicables a cualidades de seres vivos, no pueden sustantivarse con lo: *lo contento, *lo adulto, *lo satisfecho.  No siempre es así: Lo listos que son: En esta construcción lo no sustantiva al adjetivo sino que lo  intensifica (Qué fuertes son).

 

 

ADJETIVOS ESPECIFICATIVOS Y NO ESPECIFICATIVOS O EPÍTETOS

 

Especificar es elegir uno o varios elementos de entre un grupo. Los adjetivos especificativos eligen entre varios, los explicativos o epítetos no eligen, sólo adornan. No es pertinente, como dicen algunos manuales, que los adjetivos vayan pospuestos o antepuestos al sustantivo para que sean especificativos o explicativos.

 

                            Ponte la chaqueta blanca (especificativo; seguramente hay más chaquetas además de la blanca)                         

El trineo se deslizaba sobre la blanca nieve / sobre la nieve blanca (explicativo; la nieve suele ser blanca)

 

La princesa apoyó en el cojín su rubia cabeza / su cabeza rubia (explicativo; es de suponer que la princesa sólo tendrá una cabeza)

 

APÓCOPE DEL ADJETIVO

 

Algunos adjetivos se apocopan (eliminan una vocal o una sílaba del final) en ciertas circunstancias:  bueno-buen, grande-gran, santo-san, malo-mal...  buen día, gran fiesta, San Antonio, mal examen...

 

 

GRADO DEL ADJETIVO

 

La mayor parte de los adjetivos tienen la característica de grado.  En castellano tenemos tres tipos de grado: positivo, comparativo y superlativo.

 

Grado comparativo: El adjetivo puede comparar la cualidad de diversos sustantivos, especificando si son iguales (comparativo de igualdad), uno es inferior a otro (comparativo de inferioridad) o superior (comparativo de superioridad).

 

 

Hay,  por tanto, tres variedades de comparativo: de inferioridad,  de igualdad y de superioridad

 

-inferioridad: Los leones son menos cazadores que las leonas. Como ves se suele formar usando menos que.  

 

-igualdad: Héctor era tan fuerte como Aquiles.  Helena de Troya era igual de bella que Afrodita.  

 

-superioridad: Mi vecino es más largo que un día sin panEres más simple que el mecanismo de un botijo.  Esta anciana es más lista que el hambre

(Los abuelos españoles entendían muy bien este adjetivo de superioridad;  muchas veces tenían que desarrollar el ingenio para comer todos los días. Así pues, deja de leer esto y, si aún tienes la suerte de tener cerca a tus abuelos, bésalos).

 

 

o   Comparativos sintéticos: Son adjetivos ya en sí mismos comparativos. Proceden directamente del comparativo latino (del latín, claro; esa lengua que hablaban los romanos en su imperio y que es la madre de la nuestra): mejor, peor, mayor, menor, inferior, superior.  Son incompatibles con las marcas de grado más que, menos que, tan como.  No son correctas formas como  *más mejor, * menos peor, *más superior, *menos inferior, *más mayor… En vez de decir: *Mi hija es más mayor que la tuya;  digamos, simplemente: Mi hija es mayor que la tuya.

 

o   Más mayor  y  tan mayor: Puede utilizarse  tan mayor  si mayor  se refiere al campo semántico de la edad porque no tiene adjetivo en grado positivo: Tu sobrino es tan mayor como el mío.  A su vez, más mayor  puede utilizarse cuando no significa lo mismo que  mayor ; por ejemplo: Cuándo seas más mayor irás a la luna.  Lo que no es correcto de ninguna manera es utilizar más mayor cuando nos referimos al tamaño: *Estos armarios son más mayores que los otros;  debemos decir: Estos armarios son más grandes. En este caso sí hay un adjetivo en grado positivo: grande.

 

 

Grado superlativo

 

Con el superlativo el adjetivo aparece en el grado más alto. 

 

Clases de superlativos

 

A-  Superlativo absoluto:

 

Indica el grado más alto de una escala.  Se forma  anteponiendo el adverbio de cantidad muy  o añadiendo al lexema los sufijos –ísimo o –érrimo muy flaco, flaquísimo, muy libre, libérrimo, muy tonto, tontísimo, muy pobre, pobrísimo, paupérrimo...

 

La mayoría de los adjetivos que forman el superlativo con sufijo lo hacen con el sufijo ísimo/a : amabilísimo, sapientísimo (que sabe muchísimo), pesadísimo,

 

El superlativo absoluto también puede ser sintético. Se deriva directamente del latín (como los comparativos sintéticos): óptimo (lo mejor),  pésimo (lo peor), mínimo (lo más pequeño),  máximo , ínfimo, supremo...

 

 

B-  Superlativo relativo:

 

Compara la cualidad de algo o de alguien con la de un conjunto.  A pesar de ello no se considera un comparativo.

 

Puede expresarse de dos modos:

 

- El  más (y sus variantes de género y número, claro: la más, los más, las más, lo más), el menos (y sus variantes): el más torpe, la más pedante, los más valientes, los menos rápidos...

 

-Mediante  el artículo y un comparativo sintético  seguido de la preposición de (el mejor de, la peor de, el más de); por ejemplo: el mejor amigo de todos, el peor lunes del año, la mejor juerga de la temporada...

 

 

Otras consideraciones  sobre el superlativo.

 

o   A veces al añadir el sufijo –ísimo  cambia la raíz: fuerte-fortísimo, tierno-ternísimo, valiente-valentísimo, reciente-recentísimo, bueno-bonísimo, cierto-certísimo, caliente-calentísimo, nuevo-novísimo, amable-amabilísimo, notable-notabilísimo, sabio-sapientísimo, simple-simplicísimo (o simplísimo, que al fin y al cabo es igualmente simple)...

 

o   Otros adjetivos se forman con los sufijos  –érrimo/a: libre-libérrimo, célebre-celebérrimo, negro-nigérrimo (o negrísimo), pobre-paupérrimo (o pobrísimo, en cualquier caso tristes ambas), mísero-misérrimo, acre-acérrimo, pulcro-pulquérrimo, áspero-aspérrimo (o asperísimo).

 

o   A veces los adjetivos no admiten el grado superlativo con sufijo, aunque sí con el adverbio  muy:  muy próximo  pero no * proxisísimo,  y lo mismo con  muy anterior, muy heroico, muy ciego, muy católico, muy nimio...

 

o   En otras ocasiones los adjetivos no admiten el grado superlativo porque ya lo incluyen en sí mismos o son comparativos sintéticos: *muy óptimo, *muy pésimo, *optimísimo, *pesimísimo. *muy mejor, *muy peor.   En ocasiones el significado del adjetivo aporta el grado superlativo: *muy principal, *muy absoluto, *muy eterno, * muy infinito, *muy álgido...

 

o   No es incorrecto utilizar muy mayor para referirse a la edad porque se comporta en este caso como un adjetivo en grado positivo,  no comparativo: Este señor es ya muy mayor.  En castellano hay otros comparativos que se comportan como positivos y suelen admitir el sufijo –ísimo  para formar un superlativo:  muy superior, muy inferior, muy anterior muy posterior.

 

 

werewolfrobotsml[1]

animcorreo01animcorreo03animcorreo04

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

alertamail